Las cuentas por cobrar representan los ingresos que recuperarás en el futuro por la venta de productos o la prestación de servicios, siendo uno de los activos más importantes para las organizaciones. Sin embargo, un mal manejo de estas cuentas puede llevar a una empresa incluso a la quiebra, lo cual explica la necesidad de contar con un servicio de recaudación efectivo y confiable.

Esto es sobre todo importante en el contexto actual, considerando que si bien la actividad económica se ha recuperado levemente este año, en 2020 llegó a reducirse un 5,8% debido a la pandemia, afectando la capacidad de pago tanto de personas naturales como jurídicas.

Entendiendo la relevancia de optimizar la recaudación, en el siguiente artículo encontrarás todo lo que necesitas conocer al respecto, y verás cómo un servicio especializado puede generar importantes beneficios para tu negocio.

¿Qué es un Servicio de Recaudación?

Básicamente, se trata de la gestión proactiva orientada a acelerar los pagos de las facturas que se encuentran al día. Esto, a través de una experiencia de pago más fluida y amigable.

Una buena recaudación de deudas evita los impagos y el retraso de los clientes al facilitar el cumplimiento de sus compromisos financieros, haciendo de la organización más rentable.

Beneficios de un Servicio de Recaudación

Contratar los servicios de una empresa especializada en la recaudación no solo evita que las finanzas de tu negocio se vean afectadas, sino que le brinda una serie de beneficios que la llevan a ser más rentable, como los siguientes:

1. Aumentas la eficiencia de las estrategias de recaudación

Un servicio profesional que se encargue de la recaudación te permite organizarte mejor y dejar en mano de expertos tareas que, en realidad, no están relacionadas con la experiencia comercial de tu negocio.

De esta forma, podrás mejorar tus estrategias de recaudación sin afectar la relación con tus clientes, algo clave para aumentar las tasas de lealtad.

2. Mejora tu situación financiera

Toda empresa tiene facturas que pagar. Sin una buena estrategia de recaudación, inevitablemente tendrás períodos en los que habrá más deudas que ingresos. Además, la falta de liquidez impide adquirir materias primas y realizar diversos procesos cotidianos en tu empresa.

Muchas veces, los clientes no pagan no porque no quieran, sino por falta de información con respecto a la facturación o pocas indicaciones en cuanto a las formas de pago. Facilitar el proceso es clave para que la recaudación genere los resultados deseados y reduzca el riesgo de no pago o por atraso del cliente.

3. Control total de los movimientos financieros

Por otro lado, un servicio de recaudación permite a las organizaciones tener control total de los movimientos financieros, algo indispensable para mantener la contabilidad al día, además favorecer la organización de los procesos y reducir costos en lo que a back office respecta.

4. Ayuda a implementar estrategias de crecimiento

Entender tu situación de liquidez y mejorar el rendimiento de las acciones de recaudación es clave para gestionar y optimizar el capital circulante.

Esto te permitirá tomar mejores decisiones e invertir en la compra de equipos, contratar nuevos empleados, ampliar las instalaciones y ejecutar otras acciones para hacer crecer tu negocio.

Por otro lado, dejar la recaudación en manos de un servicio profesional reduce los costos administrativos, sobre todo si empleas métodos obsoletos.

AMH ofrece un servicio de recaudación con altos estándares tecnológicos que te permite recaudar cobros a través de Servipag y distintos botones de pago con notificación en línea, con un costo fijo por transacción.